viernes, 12 de octubre de 2007

Sentada en el lugar de siempre, con arena bajo mis pies, el atardecer, como una ilusión de mi mente desesperada. La brisa llegaba a mi impregnada de salitre y las historias no dejaban de bailar en mi cabeza.

-Todo lo que se del amor es que se escribe con H- de ti se mucho menos, tu mismo me repites como Novena “No me conoces” pero “Las cosas tienen mas razones para ser que para no ser”

Así que disfrutaré de la brisa
Del consolante atardecer
De la arena, ya sin caracoles
De las historias…

Sentada en el lugar de siempre… solo que todo era mejor cuando estábamos juntos.

12 comentarios:

DrLacxos dijo...

???

Borrego dijo...

Ay mujer, te leo, y me duele.

Cherrycola dijo...

asi es, la vida sigue aunq esa persona este lejos!!

suerte!

adam brown dijo...

Hi, this is not so related to your page, but it is the site you asked me 1 month ago about the abs diet. I tried it, worked well. Well here is the site

barb michelen dijo...

Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

juegos online dijo...

Que suertecita con la arenita bajo los pies, acá en madrid si meto los pies en arena me puede salir una jeringuilla, saludos

Penélope dijo...

HAY QUE APROVECHAR CADA MOMENTO AVECES NO IMPORTA SI ESTAS SOLA O ACOMPAÑADA PUEDES VIVIR UNA LINDA EXPERIENCIA ANYWAY

SESEUM dijo...

Desgarradora poesía de un corazón roto, pero eso es la poesía.
Tantas veces estuve en el lugar que narran tus textos que al final me mudé allí. Un placer, soy tu vecino, pero ya casi pegué entero el corazón con Coquí.
Me encantó tu "acerca de mí", simplemente genial, aunque sea verdad.

Lugosky dijo...

Mau, cariño, cuéntanos esas historias, estoy seguro que son grandiosas.

Anónimo dijo...

No entendiendo

Seth

Cherrycola dijo...

ya no vuelves???

un beso!

Lugosky dijo...

Mau, cariño, no me digas que dejaste de escribir poesía porque eso no se deja. Si lo tomas por el lado amable, entonces estarás escribiendo esas historias que quiero que me cuentes; si lo tomas por el lado desagradable, entonces estarás lamentándote no haberlas escrito. Además, es casi una orden: ¡Deleitanos!